El valor de los rituales y cómo ser tu propia psicóloga

Resumen de las sesiones 9 y 10 de KAMI

Rituales para despedir lo viejo y para recibir lo nuevo

Durante  la sesión 9 se trabajó en dos fases. En la primera se definieron grupos de tres, donde se identificó y se reflexionó sobre las distintas prácticas rutinarias, rituales, creencias, etc que conocimos en una fase vital anterior a la migración, y los que hay presentes en la vida actual de las participantes. A partir de ahí las participantes respondieron las siguientes preguntas:

  • Qué rituales echo de menos?
  • Qué rituales nuevos cambiarías? Con qué resistencias tendrías que confrontarte?
  • Qué rituales o prácticas cotidianas me es permitido mantener?

Estos temas se discutieron posteriormente en grupo.

DSC06406.JPG

Luego se trató en pareja el tema de los rituales curativos identificando situaciones y sentimientos asociados a angustias no curadas, para luego intentar generar en grupo propuestas o ejemplos de prácticas rituales curadoras (por ejemplo, escribir una carta o quemar un objeto).

Sé tu propia psicóloga

Comenzamos la sesión de cierre con un ejercicio de relajación y movimiento con música instrumental. A partir de esta relajación se realizó un viaje fantástico donde las participantes debían imaginarse un lugar fantástico, donde estuviesen ellas solas y la naturaleza. Después de este “viaje” las participantes debían escoger una foto (con distintos personajes o animales) y analizar en silencio que tenía que ver éste imagen consigo misma, que parecía aportarle este personaje.

Las participantes identificaron así de dónde ellas suelen sacar la fuerza sanadora o la energía, ya que unas se centraron en el valor de la sabiduría, otras en la fuerza de lo nuevo, otras en la opción de algunas veces dar la espalda a todo y otorgarse un momento de paz.

Luego se realizó el ejercicio de “La Tienda Mágica”, formando dúos. Aquí las participantes alternaban el rol de vendedora y compradora. Cada una se planteaba un sentimiento o estado que quisiera comprar, por ejemplo: Paciencia. La moneda de cambio sería un sentimiento de cual ellas se quisieran liberar, tales como: el resentimiento, la inseguridad, la ira.

Se reflexionó acerca del valor positivo de algunos sentimientos que parecen negativos, pues muchas veces éstos tienen una función de equilibrio, balance y autoprotección. De tarea en casa, se dejo la opción de honrar a alguno de estos sentimientos a través de un ritual, ya sea guardándolos en una caja o dándoles algún lugar de honor.

Por Marietta Rodríguez Uranga, Psicóloga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s