Interculturalidad en el cotidiano

Por Thais Vera Utrilla. 

Mi última charla del Familiencafé organizado por MaMis en Movimiento en Treptow-Köpenick vino marcada por la reflexión sobre las experiencias interculturales de los/as participantes. Partiendo de las historias migratorias que cada persona trae a escena, busqué de nuevo un espacio colectivo de análisis desde una perspectiva crítica antirracista.

migration-3129340_1280

El marco teórico que presenté abordaba la diferencia entre multiculturalidad, interculturalidad y transculturalidad.

Multiculturalidad describe el fenómeno social que se produce con la coexistencia de dos o más culturas que conviven en el mismo espacio físico, geográfico o social sin que estas lleguen a interaccionar o fusionarse. Bajo este concepto se entienden las culturas como entes homogéneos internamente y delimitados externamente sin contacto, fusión o influencias entre sí. Existe el peligro de que se creen guetos, sociedades paralelas o el aislamiento de determinadas comunidades. Si hablamos de aislamiento, hablamos de exclusión de ciertas comunidades migrantes que quedan relegadas a los márgenes de la sociedad. La comunidad local será la privilegiada.

Interculturalidad se refiere a la confluencia entre dos o más culturas que conviven e interactúan entre sí, pese a las diferencias culturales. Todas las culturas participantes del intercambio se influyen entre ellas, produciendo algún cambio en todas ellas. En el encuentro de culturas, teóricamente, existe horizontalidad y todas se benefician del intercambio. En la práctica, sin embargo, se observa que se dan jerarquías entre las diversas realidades culturales, que existen barreras culturales y desigualdades sociales. La cultura local predominante será de nuevo quien ostentará los privilegios. Apelar al diálogo, respeto y acercamiento sin prejuicios es una tarea pendiente de las sociedades en donde vivimos, en donde proliferan ideas xenófobas y estereotipadas hacia muchas comunidades migrantes, hacia las “otras” culturas. La idea del “otro” se construye en base a los aspectos negativos de lo que no queremos ser ni con lo que no queremos identificarnos.

Transculturalidad describe el paso de las teorías que apoyan la idea de que las culturas son unidades homogéneas y claramente delimitadas hacia la idea o supuesto de que las culturas están mezcladas y conectadas en el mundo global en el que vivimos. La transculturalidad es el fenómeno social que llega con la idea de cultura global. Al producirse interacciones continuas e intercambios constantes entre culturas, se desarrollan nuevas identidades culturales que superan el concepto de interculturalidad. Las sociedades son, por lo tanto, espacios heterogéneos e híbridos. El desarrollo de nuevas identidades culturales afectan no solo a culturas nacionales, sino a colectivos políticos, religiosos y agrupaciones sociales.

El análisis de nuestras vidas interculturales o transculturales (como cada quién decida definirlo) debe ser abordado desde una perspectiva antirracista que atienda a las jerarquías entre culturas, a los privilegios y relaciones de poder que se dan en espacios multiculturales, interculturales o transculturales. Los discursos predominantes siguen tendiendo, por el contrario, a problematizar determinadas culturas no occidentales, criticando la no integración o asimilación de costumbres y valores de la sociedad local dominante que es quien posee el poder de decidir lo que es aceptable y lo que no. En sociedades europeas vivimos la estigmatización de comunidades como la musulmana, de los/as inmigrantes sin papeles (a menudo personas negras o de color), o provenientes de países del este.

Tras la búsqueda de historias que dieran cuenta de nuestras vidas interculturales o transculturales en el cotidiano, las personas participantes del Familiencafé pusieron énfasis en explicar qué situaciones perciben ellas como multiculturales, interculturales y transculturales en la misma ciudad. Las experiencias se centraron en las ciudades de Berlín y Madrid. Yo, personalmente, interpreto que mi vida en Berlín se ajusta al concepto de transculturalidad. Al vivir en continuo contacto e intercambio con otras culturas considero que se crea una nueva dimensión cultural que va más allá del simple intercambio de dos o más culturas. Como española que vive en Berlín, con pareja argentina, compañeras y amigas provenientes de diferentes países europeos y latinoamericanos, me nutro de realidades muy diversas e híbridas. Es en el continuo diálogo, comunicación y experimentación con otras culturas, en donde se crea algo nuevo. Igualmente en estos procesos observo desigualdades, jerarquías, privilegios, discriminaciones y barreras, por lo que me es difícil hablar de relaciones culturales horizontales.

Fuente:

https://www.ikud.de/glossar/multikulturalitaet-interkulturalitaet-transkulturalitaet-und-plurikulturalitaet.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s